TEXTO IRREVERENTE


14 septiembre, 2021

Por Andrés Timoteo

OTRO DE “CUARTA”

Mirar al sur para comprender el norte. El sábado murió en la cárcel naval del Callao el fundador y dirigente del grupo terrorista Sendero Luminoso de Perú, Abimael Guzmán. Sendero Luminoso sembró el luto en aquel país durante dos décadas, de 1980 al 2000. En ese lapso, dicha organización que se asumía como guerrilla revolucionaria fue la responsable de 38 mil de las 70 mil muertes que se contabilizaron. También tiene en su haber once mil de los veinte mil desaparecidos que registró el Perú en el mismo periodo.

Guzmán, que tenía 86 años, es contemporáneo y muy parecido en las tendencias violentas al exdictador Alberto Fujimori quien ahora tiene 84 años y está encarcelado por crímenes de lesa humanidad. Ambos convivieron en el escenario político durante una década, de 1990 al 2000 cuando Fujimori ocupó la presidencia y lo detuvo en 1992 junto a su esposa Elena Iparraguirre, la segunda al mando de Sendero Luminoso y que también está presa en otro penal de alta seguridad.

El líder terrorista fue profesor universitario pero que cambió los libros y la cátedra por los tiros y las masacres. Se autocomparaba con los próceres de la ideología comunista mundial y se hacía llamar “la cuarta espada del comunismo” después de Karl Marx, Vladimir Lenin y Mao Tse Tung. ¿Por qué será que a los totalitarios les gusta el número cuatro? Ya ven que en México aunque no sea socialista ni comunista y ni siquiera de izquierda, el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador se pregona el líder de la “cuarta transformación”.

Abimael Guzmán no se tentó el corazón para hacerle la guerra y asesinar a gente del gobierno en turno sino también al propio pueblo. Realizó masacres en todo el territorio rural donde tenían presencia Sendero Luminoso y mató a miles de campesinos indígenas sin importar que fueran mujeres, ancianos o niños. Comunidades enteras fueron arrasadas por sus huestes porque se negaban a apoyar la guerrilla y entonces acusaba a sus habitantes de ser partidarios de los conservadores.

En 1983, por ejemplo, ordenó matar a garrotazos y machetazos a 69 pobladores de una comunidad en el municipio andino de Ayacucho a los que declaró “sublevados contra la Revolución Senderista”. Y así por todo el país, pero la embestida contra la población no paró pues ésta quedó en medio de la lucha armada de Sendero Luminoso con el Ejército y los paramilitares. Cada uno acusaba a los lugareños de proteger a los otros y todos perpetraron matanzas.

Hay un caso ícono en estas masacres que involucra a periodistas. Sucedió el 26 de enero de 1983 en un pequeño pueblito llamado Uchuraccay, en la región andina de Ayacucho, hasta donde se trasladaron ocho reporteros de medios nacionales, acompañados por un guía y un campesino de la zona que servía como interprete. Ellos fueron “confundidos” por “senderistas”, “paramilitares” y “enviados del Ejército”, y los pobladores los ajusticiaron tras desatarse la histeria colectiva en la comunidad. Estaban tan escamados que pensaron que los comunicadores habían llegado a cometer nuevos actos de violencia.

Hubo la versión de que personeros tanto de Sendero Luminoso como del grupo paramilitar Los Sinchis, azuzaron a los lugareños contra los periodistas y sus acompañantes que se habían trasladado al poblado para realizar un reportaje sobre una masacre previa de varios dirigentes campesinos sucedida a inicios de ese enero. Todos fueron linchados, muertos a golpes de palos y machetazos. Tanta rabia le tenían a los guerrilleros y a los paramilitares que los brujos quechuas del lugar realizaron rituales de maldición para que sus almas no descansaran por toda la eternidad.

UN DIABLO TOTAL

Los cadáveres fueron sepultados boca abajo, una forma de inhumar a los considerados “diablos” o que “han hecho pacto con espíritus malignos”. Asimismo, les arrancaron los ojos y la lengua para que no puedan ver a sus ejecutores ni delatarlos con otros demonios, y les fracturaron los tobillos y las manos para que no se levantaran de sus tumbas a fin de atormentar a los vivos. Meses después, Sendero Luminoso asesinó a 135 pobladores más y en 1984 huyeron todos los habitantes que quedaban. El poblado quedó abandonado para siempre. En 1993 algunos regresaron pero fundaron otro pueblo con el mismo nombre y a unos kilómetros del lugar original.

El escritor Mario Vargas Llosa presidió la Comisión de la Verdad creada para documentar y encontrar la ‘verdad histórica’ de la masacre en Uchuraccay cuyo reporte se presentó sostiene la tesis de que los comuneros “confundieron” a los comunicadores con senderistas. Empero, los familiares y colegas de las víctimas rechazaron parte del contenido acusando que se hizo para exculpar a las fuerzas armadas y hasta de responsabilizar a los comunicadores de su propia muerte.

Uno de los puntos controvertidos es que los reporteros habrían dado pie a tal “confusión” al llevar banderas y rojas, el color simbólico de Sendero Luminoso, algo que no se sostuvo en la información forense. La decisión de matarlos fue colectiva, dice el informe, aunque solo algunos de ellos la ejecutaron físicamente. En el reporte, poco hay sobre la violencia de Estado, la ausencia de gobierno y el abandono y acoso contra la población indígena. Y el mismo es una de las máculas del Premio Nobel de Literatura mientras que Uchuraccay quedó como un símbolo de cuando todo lo peor se junta.

Casi cuarenta años después murió Abimael Guzmán, el responsable absoluto de ese y otros actos de violencia extrema en Perú y no lo hizo en un tiroteo con las fuerzas del orden ni asesinado por sus compinches ni cazado por los paramilitares sino ya anciano y en la cama de un hospital militar. Pero ya muerto, ahora es un fantasma que sigue atosigando a los peruanos porque hay debate sobre el destino de sus restos. Los familiares piden sepultarlo en un cementerio civil y otros recomiendan cremarlos y esparcir sus cenizas en el mar como se hizo con el terrorista afgano Osama Bin Laden.

Sepultarlo convencionalmente conlleva el riesgo de que su tumba se convierta en un santuario y lugar de peregrinación para los maoístas, los residuos de la guerrilla comunista. Eso sí, deberían permitir a los chamanes andinos practicar el ritual exorcista a cadáver de Guzmán quien sin duda fue un diablo total. Tipos como él no debe descansar ‘per saecula saeculorum’ o sea por los siglos de los siglos.

*Envoyé depuis Paris, France.

Más Noticias

Elia Melchi Reyes SE JALONEAN LA DIRIGENCIA.- Luego del 6 de Junio varios partidos, de nueva creación, desaparecieron a nivel nacional por no haber obtenido una votación que le garantizara el porcentaje que exige el INE, uno de ellos es


Por Andrés Timoteo HASTA EL 2025 Hoy se cumplen 544 días de que México está bajo emergencia sanitaria por la pandemia de Coronavirus. El 30 de marzo del 2020, el gobierno decretó la situación de alerta -con semanas de retraso


La noticia en el momento que sucede

*Fallas eléctricas y derrumbes en Veracruz Agua Dulce.-  Las lluvias que trajo el frente frío número 1 dejó varios encharcamientos severos e inundaciones, así como fallas de energía eléctrica, derrumbes y crecida de ríos y arroyos en municipios del sur


A las afueras de escuelas privadas Veracruz.- Arturo Mattiello Canales presidente de la Federación de Universidades e Instituciones Particulares de Educación Superior, denuncio que a partir del regreso a clases presenciales se han registrado algunos presuntos intentos de secuestros y robos


Boca del Río.- La Senadora de la República (PAN), Xochitl Gálvez, criticó al gobierno por criminalizar a científicos con la Fiscalía General de la República. Dijo que no hay elementos para imputar un delito, como se pretende por parte del


  Veracruz.- Alberto Aja, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), exigió un alto al Gobierno que continua adelganzando la seguridad, quitando elementos a la Policía Naval. “Por eso llamo a que regresen los elementos de la Marina


Tercera parte de amparos para vacunar a menores se ha dado razón a gobierno. López-Gatell lamentó la interposición de amparos para vacunar contra covid-19 a menores de edad y consideró que es desafortunado que quienes imponen dichos recursos judiciales no tengan una


Los Cartones